Escenas Pasión de Cristo

  Catorce años de representación de esta gran obra universal, que ha atraído a un numeroso público dejando una huella imborrable en cada uno de sus corazones

En el Sermón de la Montaña Jesús nos enseña cual es el verdadero camino para alcanzar la felicidad...…. Las bienaventuranzas, el Padre Nuestro y otras muchas enseñanzas.

Multitudes le seguían y proclamaban vítores al Rey de Reyes, !Hosanna el Hijo de David! !Bendito el que viene en el nombre del Señor!

Jesús critica a los doctores de la ley y a los fariseos. Al denunciarlos está también señalando el cuidado que debemos tener.  

Judas uno de los Doce llamado "Iscariote", prepara la entrega de su maestro a los sacerdotes por un puñado de monedas.

 “Abre tu corazón, Judas, no tu mente. Abre tus ojos y tu corazón” 

 Vosotros sois mis amigos, a vosotros se os ha concedido conocer el secreto del Reino de los Cielos, mirad dentro de unos días el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos del Sumo Sacerdote y escribas....

Llegada la hora, se sentó Jesús con sus discípulos para celebrar la Pascua. 

Señor, ¿tú lavarme los pies a mi?
  Lo que hago tú no lo entiendes ahora
No me lavarás los pies jamás.



 

 En verdad os digo: uno de vosotros me entregará. 
¿Acaso soy yo, Maestro?
 Jesús moja el pan y se lo da a Judas Iscariote.

   Tú lo has dicho. Lo que vas a hacer, hazlo pronto.

 

 

Judas se levanta y se marcha. Tras irse Judas, Jesús coge el pan, lo bendice y ,tras partirlo, se lo da a sus discípulos.

 

 

 Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti. 
           ¿Qué darás tu vida por mí? Pedro, te aseguro que esta noche, antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces.... 


 

 

  Animo Madre mía. No te dejaré del todo, volveré a estar contigo. 
Es mi Hora, nuestra Hora. 



 

 

     Quedaos aquí. Orad para no caer en tentación.
Mi alma siente angustias de muerte. Aguardad aquí y estad en vela.

 


 

 

 Mi alma está triste y angustiada.
Abba, Padre, todas las cosas te son posibles. 
Aparta de mí este Cáliz, más no se haga mi voluntad, sino la tuya. 

 


 

 

Tu hora se aproxima. 
¿Estás resuelto a morir por salvar las iniquidades del género humano? ¿Vas a echar sobre tus hombros el crimen de Caín?

 


 

 

Jesús Nazareno, Hijo de Dios y Redentor de los hombres, yo te saludo y te adoro en nombre de todos los ángeles, tus servidores, y en nombre de todos los hijos de Adán, tus hermanos.......

 


 

 

 ¿A quién buscáis?
  Desde el grupo de judíos se abre paso un hombre.
        A Jesús Nazareno.
           Yo soy.


 

 

Salve, Maestro.
    ¿Con un beso entregas al Hijo del Hombre?


 

 

 Pedro saca una espada y le corta una oreja a uno de los criados del sumo sacerdote. Dejad. Basta. Mete la espada en la vaina, porque todos los que usan espada, a espada morirán. ¿Crees tú que no puedo rogar a mi Padre y me enviaría al punto doce legiones de ángeles? 


 

 

  Los guardias del Templo se llevan a Jesús, y salen del huerto, en dirección hacia la casa del sumo sacerdote Caifás. Los apóstoles quedan desconsolados en el huerto sin saber que hacer.


 

 

  Jesús no es nuestra intención tratarte como a un malhechor. Explica ante esta noble Asamblea cuáles son tus enseñanzas.............


 

 

   De acuerdo con nuestras leyes, este hombre es un mago que engaña al pueblo con sus actos.



 

 

Yo le he visto, y además le he oído predicar. Sus palabras llegan al corazón de los hombres, y las nuestras no. 

   



 

 

¿Jesús, no respondes a ninguna de las acusaciones?

   



 

 

Entonces, ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios vivo?

   



 

 

 Estos son los cargos de los que es acusado este hombre: 
        El acusado desvía peligrosamente a las gentes del pueblo
El acusado es un revolucionario fanático...….. 

   



 

 

Yo le vi con Él, estaba en el huerto, es uno de sus discípulos
Os aseguro que no lo conozco....

   



 

 

He cometido un grave delito entregándoos a Jesús. 
 Siento horror de mí mismo. 
¿Cómo pude caer en vuestra cruel trama? 

   



 

 

¿Y ahora qué vas a hacer Judas?
No lo sé, me marcharé muy lejos y pagaré mi traición.....

   



 

 

Eh es verdad, tú estabas con él , eres Galileo, tu acento te delata.
Os aseguro que no lo conozco. 
Enseguida canta el gallo.

   



 

 

 Tú me perdonarás, Jesús, pero yo a mi mismo no puedo perdonarme. Pon un mar de lágrimas en mis ojos, y dame a beber el cáliz de mi llanto, que toda mi vida me parece poca para llorar...